Jaume Ponsarnau será el nuevo entrenador del Casademont Zaragoza. Tal y como pudo confirmar este diario, el técnico catalán se desvinculará del Valencia Basket, club al que ha dirigido en las últimas tres temporadas y con el que consiguió levantar la Eurocup en su primera campaña, y será el encargado de coger el testigo al frente del equipo de Luis Casimiro.

El conjunto aragonés intentó sin éxito contratar a Pedro Martínez, actual entrenador del Baxi Manresa, que era la primera opción para ocupar el banquillo, pero tras una negociación con varios vaivenes el preparador catalán, como adelantó este diario, rechazó la propuesta zaragozana, lo que propició que la entidad activara otras vías. Entre las opciones se encontraban el propio Ponsarnau, aunque había que esperar qué decisión tomaba el Valencia sobre él; o Joan Peñarroya, técnico del San Pablo Burgos.

Finalmente, en una reunión mantenida en las últimas horas entre ambas partes, el Valencia Basket decidió no continuar con sus servicios tras tres temporadas después de que en esta última no consiguiera cumplir con los objetivos marcados. Su mejor momento llegó en su primera temporada como primer entrenador del equipo, en la 18-19, ya que se alzó con la Eurocup, lo que le dio pasaporte para disputar la Euroliga, máxima competición continental.

Este último curso, en la Liga Endesa firmó el cuarto puesto con 24 victorias y 12 derrotas, por detrás del Real Madrid, Barça y Lenovo Tenerife; y en el playoff por el título, después de eliminar al TD Systems Baskonia en una emocionante eliminatoria, fue derrotado por el Real Madrid por 2-1.

Sin embargo, el club naranja se había marcado como objetivo prioritario estar entre los ocho primeros de la Euroliga, una meta que no alcanzó al faltarle una victoria, y repetir participación en la máxima competición europea, que no podrá ser finalmente, por lo que el Valencia Basket volverá a pelear por la Eurocup.

Antes de hacerse cargo del equipo taronja como primer entrenador en el 2018, Ponsarnau, de 50 años, comenzó a hacerse un nombre en el baloncesto nacional en 2006 al ascender a la ACB al Manresa. Después ocupó el banquillo del conjunto catalán hasta 2013 en la máxima categoría. Posteriormente dirigió al Gipuzkoa Basket, donde permaneció una temporada completa, la 14-15, y parte de la siguiente, ya que fue destituido en noviembre de su cargo. En la 16-17 firmó por el Valencia Basket pero como ayudante de Pedro Martínez, donde consiguió ganar la Liga Endesa. 

El curso siguiente se mantuvo como segundo, pero esta vez de Txus Vidorreta, y finalmente en la 18-19 ascendió a primer entrenador. Además, ha sido ayudante de Sergio Scariolo en la selección de España en el Eurobasket de 2015 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, donde logró colgarse el bronce.

Estabilidad

La apuesta por el preparador de Tárrega responde a la búsqueda de la estabilidad en el banquillo buscada desde la marcha de Porfirio Fisac en el verano de 2020 tras dos temporadas de éxitos. El curso pasado, el Casademont apostó por un perfil distinto al de Ponsarnau al contratar a Diego Ocampo, un entrenador joven y con menos experiencia en la Liga Endesa.

Sin embargo, los malos resultados propiciaron su destitución y el fichaje de Sergio Hernández, que dejó la selección argentina para dirigir al cuadro aragonés. Su etapa tuvo muchos altibajos y, finalmente, por motivos personales decidió volver a su país natal. A mes y medio de concluir la competición, el club contrató a Luis Casimiro, que logró el bronce en la Basketball Champions League al poco tiempo de hacerse cargo en el banquillo, pero ahora el Casademont buscaba otro perfil y ese será el de Ponsarnau.