Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

La oferta a Cordero es por tres años y le acompañarían dos ayudantes

El Real Zaragoza, cerrado el acuerdo económico, espera la desvinculación del director deportivo del Tenerife, que llegaría con Santos Olmo y Alberto González

Juan Carlos cordero, en una rueda de prensa en el Tenerife. María Pisaca Gámez / El Día

La propuesta del Real Zaragoza para Juan Carlos Cordero es por tres años, hasta 2025, es decir un proyecto a largo plazo como en teoría deben ser las apuestas para la dirección deportiva de un club profesional, aunque la nueva propiedad solo le ofreció uno en junio a Miguel Torrecilla en su renovación, para cesarlo solo cinco meses después. En el caso del ejecutivo cartagenero, la propuesta del Real Zaragoza está a expensas de que Cordero logre su desvinculación del Tenerife, donde también tiene contrato hasta 2025 y una cláusula de desenganche por una cantidad elevada. El club aragonés se ha dado esta semana de plazo para cerrar esta apuesta y, si Cordero no se desvincula, irá a por otras opciones, con Pep Boada y Juanan Pérez como posibilidades más factibles, si bien el casting ha sido más amplio, con más de 20 candidatos.

La apuesta del Zaragoza en Cordero es para un proyecto con vistas al ascenso, tal y como siempre ha defendido Raúl Sanllehí, y la oferta económica para el directivo es importante, teniendo en cuenta que en el Tenerife su salario ya ronda los 300.000 euros para ser uno de los mejor pagados de la categoría de plata.

La idea del Real Zaragoza es no pagar esa cláusula de desenganche o abonarla en la menor cantidad posible, mientras que los nuevos accionistas del Tenerife remiten a ella, aunque las dos partes están abocadas a negociar y el propio Cordero va a presionar para ese acuerdo porque su decisión de dejar el club tinerfeño para llegar a La Romareda está tan tomada que ya tiene decidido el equipo que le acompañará, dos de sus ayudantes en el Tenerife, que llegaron al club isleño de su mano, Alberto Rodríguez y Santos Olmo, que ocuparían la secretaría técnica junto a Álex Monserrate y Jorge Ripollés, pendiente de una posible reestructuración que se lleve a cabo en ese departamento tras el aterrizaje del nuevo director deportivo.

Santos Olmo, conocido como Fari en su etapa de jugador y de 42 años, ya acompañó a Juan Carlos Cordero, al que conoce desde la etapa en el Ciudad de Murcia, en el Granada y en el Cádiz (aunque también estuvo en el Elche con su hermano Jorge Cordero) y cuando el ejecutivo fue despedido por el club gaditano, aunque permaneció un año en el club porque fue considerado nulo, Olmo que dejó la entidad amarilla en octubre de 2018 entró en la secretaría técnica del Hércules para volver con Juan Carlos cuando este llegó al Tenerife en febrero de 2020. 

Alberto González, Cordero y Santos Olmo, en Tenerife. INSTAGRAM

Alberto González, de 46 años, se integró en la secretaría técnica del Tenerife tras el desembarco de Cordero después de haber pasado por diferentes etapas, ya que fue entrenador del Burgos, ojeador del Granada durante seis años y con el ejecutivo cartagenero y del Eibar de Fran Garagarza durante cuatro.

Su currículum

Nacido en Cartagena el 17 de octubre de 1974 y con un pasado futbolístico que tuvo su listón en Segunda en un efímero paso por el Écija en la 95-96, Juan Carlos Cordero (que tuvo un breve paso de unos meses en el Huesca) colgó las botas en el Ciudad de Murcia para en la 99-00 empezar también la labor de director deportivo.

Allí, ya ligado con el empresario Quique Pina, ascendió al equipo murciano de Regional Preferente a Segunda y hasta rozó llegar a Primera en la 05-06 y la 06-07, antes de comprar su plaza el Granada 74 y marcharse con Pina a ese club para seguir en los despachos una temporada. Estuvo de ojeador del Udinese de la familia Pozzo en la 08-09 y cuando esa propiedad llegó al Granada en 2009 lo hizo de nuevo de la mano de Quique Pina, también máximo accionista y presidente, y logró el ascenso en dos años de Segunda B a Primera, al margen de la consolidación en la categoría. En 2016 Quique Pina entra en el accionariado del Cádiz con la sociedad Locos por el Balón, es nuevo manager del club y Cordero pasa a ser director deportivo dos años, con un equipo recién ascendido a Segunda, manteniendo a Álvaro Cervera y peleando por subir a Primera, siendo despedido tras las desavenencias entre Pina y Manolo Vizcaíno, presidente de la entidad, en septiembre de 2018. Se juzgó nulo el despido y se mantuvo en el club hasta diciembre de 2019, cuando se marchó para firmar solo tres meses después por el Tenerife, que con Ramis de entrenador se quedó, en la final del playoff ante el Girona la temporada pasada, a un paso de Primera.

Compartir el artículo

stats