Kiosco

El Periódico de Aragón

El conflicto en el transporte público

«En un conflicto enquistado como la huelga del bus se recomienda que se cambie de interlocutores»

Juan Mateo Díaz, experto en negociación empresarial, advierte de que en un conflicto tan largo las relaciones acaban "contaminadas"

El economista Juan Mateo.

«Cuando una negociación se enquista durante meses, lo normal es cambiar a la dirección de las dos partes o a sus interlocutores», explica Juan Mateo Díaz, director de la Cátedra Universidad Francisco Vitoria-Instituto Superior de Negociación.

El pasado martes visitó la capital aragonesa y analizó el conflicto del autobús urbano de Zaragoza, con los trabajadores en huelga desde el 20 de febrero de 2021. Según apuntó, lo más beneficiosos sería «crear una nueva relación que no esté contaminada», algo que, advirtió, puede estar sucediendo. No es de extrañar dado que la dirección de Avanza y su comité llevan casi dos años negociando el nuevo convenio colectivo y 79 reuniones que no han logrado el objetivo: firmar un nuevo pacto y acabar con los paros.

«Todo conflicto tiene una parte racional y emocional porque los que negocian son personas. Llega un momento en el que lo racional desaparece para dar entrada a las emociones», explicó Mateo Díaz, que apuntó a que es en este punto cuando las partes implicadas acaban buscando «venganza». «Pueden caer en esa sensación de que hay que vender al otro por encima de todo olvidándose de que lo que tienen que hacer es mejorar la vida de los demás, de los trabajos», señaló el economista, que recalcó que en una negociación empresarial esto es un sin sentido porque ambas partes pierden. «Hay que partir de la idea de que, si a la empresa le va bien, a los empleados también», matizó.

En un conflicto, explicó, «nunca hay una parte que tiene toda la razón y otra que está equivocada. Hay que entender que cada una tiene sus razones y a partir de ahí intentar gestionar acuerdo para resolver conflicto».

Esto es lo que han intentando en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) con empeño y mucha paciencia durante las maratonianas jornadas que se han prolongado hasta altas horas de la noche. El resultado no ha sido satisfactorio y ahora, Avanza y el Ayuntamiento de Zaragoza, deberán estudiar qué pasos deben dar para poder retomar las negociaciones.

Compartir el artículo

stats