Kiosco

El Periódico de Aragón

UN CONFLICTO SIN FIN

Huelga del autobús en Zaragoza: el comité plantea endurecer los paros tras las Fiestas del Pilar

La presión aumenta en el ayuntamiento y el PSOE amenaza con intentar reprobar a Chueca. Los paros se mantendrían como están en la semana de fiestas pero habrá concentraciones

Usuarios de la línea 35, este miércoles, haciendo fila para entrar a un autobús tras haber esperado en la marquesina debido a la huelga. ANDREEA VORNICU

Sin nuevas reuniones entre las partes a la vista, el conflicto del autobús urbano en Zaragoza ha entrado en barrena. La huelga sigue adelante y, con el Pilar a la vuelta de la esquina, se espera que la situación en vez de mejorar, vaya a peor. El comité de empresa se reunió este miércoles para decidir los próximos pasos que dar una vez las conversaciones con Avanza se han roto. Y la conclusión es que, de no haber avances en las próximas semanas, los paros se endurecerán. «Como si no tiene que salir ningún autobús», advirtió el presidente de la representación sindical, José Manuel Montañés (Sattra).

Para el corto plazo, desde el comité se plantean una serie de concentraciones y manifestaciones para trasladar su malestar a la calle y, de paso, intentar explicar a la ciudadanía cuáles son sus reivindicaciones. Y ya después del Pilar, lo presumible es que la huelga se endurezca más. «Aumentarán los paros», alerta Montañés.

Para la semana de fiestas, eso sí, el comité va a mantener el esquema actual de paros, con tres franjas de una hora cada una de lunes a domingo.

Por su parte, desde Avanza mantienen que fueron ellos los que, en la última reunión, que tuvo lugar hace más de una semana, dieron un paso al frente para trata de solucionar el conflicto. Entonces, aceptaron la propuesta económica de los mediadores si se sometía a referéndum entre la plantilla. Pero el comité dijo que no.

«Las cifras hablan por si mismas. El sueldo medio estará en los 41.000 euros. No hay nada que justifique esta actitud del comité», lamentan desde la dirección de la compañía. Ahora mismo, admiten, «no hay un horizonte claro» para resolver el conflicto, aunque no se descarta la intervención de un mediador que obligue a las partes a adoptar un acuerdo. «Habrá que analizar todas las opciones, pero a nosotros ya nos costó aceptar la propuesta del SAMA. Está por encima de nuestro límite», afirman desde Avanza.

Acusaciones entre los partidos

Y mientras ese horizonte sigue oscureciéndose cada semana, el debate entre partidos en el Ayuntamiento de Zaragoza comienza a recrudecerse con motivo de la huelga del bus urbano. La concejala de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, compareció este miércoles en la comisión de su área a petición del PSOE para tratar sobre el asunto. Y más que proposiciones, la conversación derivó en una sarta de exaltaciones en las que, además del conflicto en Avanza, se habló de la dictadura de Franco, de la violencia machista y, como no, de ETA.

Y es que la presión aumenta, tanto en la calle como en el consistorio, y el clamor para que el conflicto acabe empieza a pesar en las espaldas de PP y Cs, a los que este asunto, saben ellos mismos, podría perjudicarles de cara a las elecciones. Tener a la gente en las paradas esperando hasta 20 minutos contrarresta los anuncios de un tren hipersónico que podrá unir Zaragoza con Berlín en tres horas, que es la promesa que hizo el alcalde Azcón esta semana de cara a un futuro donde todo suena bien pero alejado de un presente en el que la gente está «hasta el gorro», en palabras de los propios usuarios del bus.

«Al final, en Zaragoza vamos a llegar antes a Berlín que a Valdefierro», decía con mucha sorna el concejal de ZeC, Alberto Cubero. Amparo Bella, de Podemos, en la misma línea, dijo durante la comparecencia que «los ciudadanos están más preocupados por tener que esperar media hora en las marquesinas».

El debate lo inició Alfonso Gómez Gámez, del PSOE, quien en su intervención inicial, en un tono moderado, pidió al Gobierno de PP y Cs que intervenga en el conflicto como el mismo Azcón reclamaba cuando era el líder de la oposición. «¿Qué solución plantean ustedes? Yo les voy a decir una. Es muy antigua y muy pedestre, pero muy efectiva. Enciérrense ustedes con las partes negociadoras y hagan como cuando los cónclaves tienen que elegir un nuevo Papa. Cierren, guarden la llave y no salgan hasta que no se resuelva el conflicto», espetó Gómez Gámez. «Traigan una propuesta y un calendario para terminar con el problema. Si no, tendremos que pedir su reprobación», advirtió también el socialista.

Pero para Chueca el interés mostrado por el PSOE es ficción, puesto que la concejala del PP atacó a los socialistas. «Ustedes intentan alargar la huelga porque ponen sus intereses electorales por encima de los de los ciudadanos», espetó la responsable de Servicios Públicos. «Su estrategia es intentar desgastar a Azcón», añadió después la concejala de Economía, Carmen Herrarte (Cs). «Lo que es diferente esta vez con respecto a huelgas anteriores es que esta vez el SAMA (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje) ha hecho una propuesta. Y en 2011 el director general de Trabajo (del Gobierno de Aragón) ayudó en la resolución del conflicto. Esta vez no», recordó Chueca.

Compartir el artículo

stats