El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Regeneración de los barrios de Zaragoza

Los pisos expropiados en Pignatelli-Zamoray se destinarán al alquiler

Urbanismo destina un millón a la construcción de vivienda pública en la zona de Pignatelli-Zamoray | Zaragoza Vivienda se encargará de la redacción de los proyectos y en la adjudicación de las obras

Varias personas pasean por la calle Armas de Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

El Ayuntamiento de Zaragoza destinará los pisos que ha expropiado o que ha adquirido mediante compraventa en Pignatelli-Zamoray, en el barrio de San Pablo, a vivienda en alquiler. Con capacidad para unas 200 viviendas, el área de Urbanismo ha encargado a la sociedad Zaragoza Vivienda la redacción de los proyectos, contratación y ejecución de la construcción de vivienda pública en esta zona de la capital, muy degradada y con un alto grado de okupación.

Con esta encomienda de gestión, para la que Urbanismo ha reservado un millón de euros, se da un paso definitivo para hacer realidad uno de los principales compromisos del Plan Especial, como es el fomento e impulso de la rehabilitación.

Los gastos derivados de este encargo se efectuarán con cargo a la partida presupuestaria del Plan Especial de Pignatelli-Zamoray. Proyecto vivienda Pública que tiene una dotación de 3,5 millones de euros, de los que 1,5 se han destinado a la compra de diversas fincas.

De los 2 millones restantes, uno se encuentra «sujeto a préstamo», por lo que actualmente Urbanismo solo dispone de otro millón de euros, el que pone ahora a disposición de la sociedad. El millón restante (el comprometido) «se suplementará en el momento en el que se proceda a la liberación del préstamo», según se detalla en el expediente que ayer aprobó el Gobierno de PP-Cs para encomendar a la sociedad la gestión de las residencias.

Solar abandonado en la calle Agustina de Aragón, a la altura del número 22. ANDREEA VORNICU

Construcción de viviendas y plazas públicas

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha explicado que no todas las parcelas que se han comprado (13) y que se van a expropiar (14) se destinarán a la construcción de vivienda. «La capacidad rondaría los 200 pisos, pero no se va a construir en todos los terrenos porque los vecinos nos han pedido que utilicemos solares para hacer esponjamientos», es decir, para ampliar calles o intersecciones, como se pretende hacer en Miguel de Ara.

El concejal ha insistido en que fueron los vecinos los que priorizaron las actuaciones que contempla el plan de Pignatelli-Zamoray, en las que se incluía la construcción de vivienda pública en régimen de alquiler, de ahí que haya sido uno de los primeros pasos dados por el área, pero no el único. De hecho, el Gobierno de PP-Cs había propuesto actuar primero en las calles y después en los inmuebles, pero aceptó la petición de las entidades vecinales y alteró el cronograma.

Otras actuaciones en el barrio

Serrano recordó que en los últimos tres años se han llevado a cabo distintas iniciativas que tienen un objetivo muy claro: regenerar el barrio.

La retirada de andamios fue la primera de las acciones se que impulsó desde el consistorio, además de la limpieza y el vallado de los solares abandonados, convertido en vertederos.

Para mejorar la seguridad de sus calles, se instalaron cámaras de videovigilancia en los puntos más conflictivos y se impulsó un plan de iluminación específico, además de la reforma de un tramo de la calle Agustina de Aragón, enumeró Serrano.

Sin duda, la operación más costosa ha sido la compraventa y expropiación de solares abandonados a su suerte y viviendas que, en la mayoría de los casos, estaban okupadas. Ya no solo por la inversión económica que exige, sino por el proceso burocrático que acompaña a este proceso, ya que las negociaciones con la Sareb, el conocido banco malo, nunca son fáciles.

Los vecinos del Gancho reivindican unas calles dignas. ANGEL DE CASTRO

Presupuesto

La partida destinada a la compraventa de suelo, de 2,6 millones, esta «agotada o comprometida a día de hoy», resultado de la adquisición de 13 solares y edificios, algunos de ellos en un estado lamentable y otros que necesitan una rehabilitación profunda e integral. Se reparten entre las calles Miguel de Ara, José Zamoray, Mariano Cerezo y Ramón Pignatelli.

El pasado mes de septiembre, Urbanismo inició la expropiación de 14 fincas, tasadas de forma conjunta por un justiprecio de 1.868.158,25 euros, y que se ubican en las calle de José Zamoray, Agustina de Aragón, del Caballo, Miguel de Ara y Ramón Pignatelli.

«Con el encargo a la sociedad municipal demostramos nuestra voluntad de que los proyectos sean una realidad cuanto antes», declaró Serrano que, dijo, todavía es pronto para hablar de plazos o del número de viviendas que se destinarán al alquiler.

Una sociedad creada para construir vivienda pública

Ahora Zaragoza Vivienda, que estará en constante diálogo con los vecinos --remarcó Serrano--, tendrá que decidir qué terrenos se destinan a pisos y cuáles a plazas públicas o espacios de convivencia y esponjamiento.

Las prioridades vendrán marcadas por el presupuesto, la viabilidad y las dificultades técnicas, ya que hay inmuebles en buen estado y que con una rehabilitación integral pueden volver al mercado, así que posiblemente se comenzará por estos.

Lo que sí está claro es que toda la vivienda que se rehabilite o construya se destinará al alquiler y que será Zaragoza Vivienda la que defina los perfiles, además de su gestión y adjudicación.

Serrano explicó que el ayuntamiento carece de los medios necesarios para llevar a cabo la redacción de estos proyectos y la contratación de las obras, por lo que se ha optado por encomendar a la sociedad los trabajos, con experiencia en el fomento de la rehabilitación y construcción de vivienda.

Compartir el artículo

stats