A pesar de haber descendido en un 10% el número de hectáreas en producción de alfalfa en 2022 con respecto al 2021, y que el rendimiento de las hectáreas productivas –kilogramo/hectárea– también caía el pasado año en un 10% con respecto a la añada anterior, el año 2022 se ha logrado salvar gracias al porcentaje de primera calidad cosechado y que fue de un 15% superior al de 2021: “Este último dato ha conseguido que podamos considerar la campaña 2022 como buena para el agricultor,  por la mejora en  su rendimiento económico”, señala Maite Osés, directora de compras del Grupo Osés. Las temperaturas extremas desde junio y la limitación de agua para riego han sido las causas principales de la caída de ese 10% de producción por hectárea: “Es un factor incontrolable que debemos asumir, pero no cabe duda que nos ha afectado en gran medida", reconoce la responsable de compras del grupo.

La otra gran variable que ha condicionado el ejercicio 2022, fuera de lo estrictamente agrícola, ha sido el incremento de la energía y los combustibles; insumos fundamentales en la producción, transformación y transporte para la empresa: “Hemos tenido que repercutir parcialmente esas subidas en el precio final del producto, circunstancia que el mercado ha podido asumir, porque si no hubiera sido un grave problema”, subraya Maite Osés. Una campaña más, el mercado de la exportación se ha convertido en el gran destino para Grupo Osés; el sur de Asia, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes han sido los destinos del 95% de la producción, el 5% restante se ha quedado en el mercado español: “En base al desarrollo de los mercados internacionales durante el 2022 y la evolución de los precios del resto de materias primas, vemos con optimismo la posibilidad de incrementos de precios de compra de alfalfa en la próxima campaña 2023”, afirma Osés.

Por otra parte, como novedad  se puede definir la reintroducción del cultivo de la remolacha por parte del Grupo Osés en la zona oriental de la provincia de Huesca, después de lustros de ausencia de este cultivo por estas tierras. Inicialmente se han sumado 160 ha. a la primera campaña de retorno de la remolacha a La Litera (Esplús y Vencillón), Bajo Cinca (Sena) y Somontano (Ilche). La cosecha final ha dado como resultado un total de 16,8 millones de kilos. a razón de unas 105 toneladas por hectárea: “Estamos muy satisfechos de estos resultados. Era un primer año para ver y conocer el comportamiento del cultivo en nuestras tierras, y ahora podemos decir que ha sido muy bueno. Vamos a seguir aumentando hectáreas de cara a esta próxima campaña que se iniciará este mes de marzo”, concluye Maite Osés.