Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

El asesino de su vecina en San José usó unos guantes en el crimen

La Policía analiza el complemento y lo relaciona con el autor

Guante empleado por el asesino. EP

La investigación del asesinato de Cristina, a manos de su vecino Adil Lazizi a finales del mes de mayo en el zaragozano barrio de San José, continúa por parte de la Policía Nacional que trata de probar que hubo premeditación. El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón acaba de recibir un informe de sus compañeros de Científica en el que se verifica que el asesino usó un guante de cocina para no mancharse en el crimen.

El complemento de látex fue recogido ensangrentado en la calle, lugar en el que fue detenido el autor. Le faltaba una falange que fue recogida en el interior de la casa de la víctima. Los especialistas lo han recompuesto, relacionando ambas partes.

Mientras los investigadores continúan la investigación, Adil Lazizi permanece en la cárcel de Zuera a la que tenía que haber regresado de un permiso el 6 de enero de 2020. Estaba cumpliendo una condena 21 años de cárcel por un asesinato en Madrid, si bien no lo hizo, consiguiendo estar dos años y medio fugado.

No hay dudas de que el autor es Adil Lazizi gracias a dos vídeos que obran en la causa. Uno lo grabó uno de los residentes en el edificio en el que se observa a Cristina, con un hilo de vida, pidiéndole que avise a la Policía y que le había apuñalado su vecino, mientras indicaba la puerta. El joven que presenció esa escena la tranquilizó y le dijo que ya habían llamado al 091, llegando rápidamente una patrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana que al ver en la calle a Adil Lazizi le retuvo. Mientras uno estaba con él, otro entró a asistir a la herida y a preguntarle al testigo directo qué había pasado.

El que se quedó con el hombre decidió sacar su teléfono móvil y enfocando al criminal le preguntó qué había pasado. Este le dijo: «Grábame que te voy a contar lo que ha pasado. La he apuñalado porque tenía rollos con ella, pretendía que dejara a mi mujer y me fuera con ella. Estaba celosa. Me ha venido a buscar y en la puerta de mi casa me ha apuñalado, así que he tenido que defenderme. Le he apuñalado a ella con dos cojones». Una versión que repitió en su declaración, asistido por los abogados Carmen Sánchez Herrero y Luis Ángel Marcén.

Marisol, la novia del criminal a quien conoció en un taller de costura en la cárcel en 2014, identificó el cuchillo cebollero de 20 centímetros empleado en el asesinato como el que había en su cocina.

En el caso acaba de personarse el abogado de la familia de la víctima, Rafael Ariza, que solicitará la responsabilidad del Estado por producirse el crimen fugado de la Justicia. 

Compartir el artículo

stats