Las Fiestas del Pilar son unas fiestas tradicionales y también innovadoras. Las últimas investigaciones avalan que las primeras fiestas oficiales del Pilar se celebraron el 12 de octubre de 1613, aunque ya se venía haciendo desde tiempo atrás. En el libro 'Una Memoria Sentimental de las Fiestas del Pilar', editado por EL PERIÓDICO, y que incluye un recorrido histórico de estos festejos, se da buena cuenta de la historia de amor entre la Virgen del Pilar y el pueblo de Zaragoza. Y de cómo las fiestas giraban en torno a tres motivos: el religioso, el taurino y el popular.

En 1807 se concedió a la Virgen del Pilar la categoría de fiesta religiosa obligatoria, y ya siempre se ha celebrado en el mes de octubre.

Uno de los hitos ha sido la jota y la celebración, en 1886, del primer certamen oficial de jotas. Otro, la comparsa de los Gigantes y Cabezudos. Y un tercero los festejos taurinos. Aunque ya en 1756 existía la devoción al Rosario de Cristal. Pero no había ni Ofrenda de Flores ni de Frutos. Y eso que es el acto más multitudinario del programa festivo.

La Ofrenda de flores

Ya han pasado más de dos décadas desde que en 1998 comenzaron a depositarse las flores de la ofrenda a la patrona en el centro de la plaza del Pilar en lugar de hacerse en la fachada de la basílica, como se venía realizando hasta entonces, gracias al diseño y organización propuesto por el cineasta Bigas Luna, quien cambió la ubicación de la Virgen para que las flores llegasen desde la calle Alfonso, Don Jaime o paseo Echegaray hasta una estructura metálica ubicada delante de la fuente de la Hispanidad.

No nos olvidamos tampoco de las peñas ni, por supuesto, de la indumentaria tradicional aragonesa. Vestirse de baturra y baturro y portar el cachirulo es una de las piezas fundamentales para entender hoy en día las Fiestas de la Virgen del Pilar, ya que aúna tradición familiar con historia y moda. Una riqueza de nuestro patrimonio regional, ya que son todas las localidades de la comunidad la que sacan sus mejores galas, y también viandas, para acudir el 12 de octubre a la Ofrenda de Flores de Zaragoza y honrar a la Virgen del Pilar.