Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

EL OTOÑO POLÍTICO EN ARAGÓN

Sin candidatos de centro-derecha en Aragón a seis meses de las elecciones

A la espera de que Azcón dé oficialidad al anuncio de Feijóo, ninguno de los partidos del centro-derecha en Aragón tiene cabeza de lista. Sí lo tienen los cuatro bloques de izquierdas

Lambán y Azcón se enfrentarán en las próximas elecciones después de que su relación se haya tensado en los últimos meses. ANDREEA VORNICU

La resaca del anuncio bomba de Feijóo empujando el miércoles a Azcón hacia las Cortes de Aragón dejó ayer un día de calma chicha en el PP, una jornada de reflexión que sirve para recordar que el arco parlamentario aragonés está incompleto en cuanto a líderes de cara a los siguientes comicios, para los que faltan menos de seis meses.

Hace ya medio año largo que Javier Lambán anunció su intención de presentarse a la reelección en los próximos comicios autonómicos, que se celebrarán el último domingo de mayo. El presidente fue el primero de la larga lista de partidos y candidatos que aspiran a la presidencia o a hacerse un hueco en las Cortes de Aragón. Ahí, la endiablada aritmética que se prevé puede dar lugar a otro multigobierno, con cuatro y hasta cinco formaciones aglutinadas en torno al PSOE.

En todas las formaciones de izquierdas se conoce su cabeza de lista. Maru Díaz sigue en Podemos, José Luis Soro se mantiene al frente de CHA y Álvaro Sanz en Izquierda Unida. Todos repiten, no hay sorpresa alguna.

No es que el PP no tenga opciones, pero sus números le dan solo para ganar las elecciones, que no para gobernar. Con las cifras que se manejan hoy en día, tendría que hacer una jugada tan maestra como inverosímil. Debería reunir a su alrededor a formaciones tan diversas como Vox y Aragón Existe, el partido que ha amanecido con intención de tocar poder a la primera en la DGA.

Su líder natural, Tomás Guitarte, ya anticipó hace unas semanas estar dispuesto a pactar a izquierda y derecha, pero puso precisamente en el grupo ultraconservador la línea roja de las alianzas. Visto así, por ahí no habría manera para Azcón.

Claro que tampoco parecía haber forma tras las elecciones de 2019, cuando Aliaga se negaba a gobernar junto a Podemos. Lo convenció, cosas de la vida, José Ángel Biel, que se ha cambiado al bando más crítico ante la indignación del presidente del PAR.

En cualquier caso, Azcón debería convencer al PAR, con el que ahora mantiene una pésima relación a cuenta de la sentencia que anuló el congreso de la reelección de Arturo Aliaga y los correspondientes pullazos que se han lanzado después.

El primer problema, no obstante, está en que difícilmente pueden sentarse a realizar una negociación profunda desconociendo el futuro, casi hasta el presente, algunos de ellos. Parece obvio que el Partido Aragonés se quedaría más cerca de Lambán en caso de que su actual presidente, y vicepresidente del socialista en el Gobierno aragonés, se mantuviese al frente del partido. Pero hoy en día no solo no hay candidato sino que el partido no ha concretado la fecha del congreso repetido para elegir su líder, posición a la que también aspira Elena Allué.

Ni hay líder en el centro aragonesista ni en Ciudadanos, lo cual deja un buen puñado de votos en el aire. Nada menos que suman 15 escaños en el Parlamento aragonés entre los dos. Si la dirección del PAR parece conducirle al hospital, la de la formación naranja puede encaminarle incluso al cementerio a tenor de las últimas sacudidas nacionales. En enero, en teoría, se debería saber si es Inés Arrimadas o Edmundo Bal quien lidera la agonía naranja. Y un poco más adelante, saber si en Aragón seguiría Daniel Pérez Calvo. Bien difícil lo tiene el líder aragonés, que tampoco ha dejado claro aún si tratará de repetir y que se mide a un sector crítico seguro de tumbarlo en unas primarias.

Queda Vox, que hace ya meses que anunció que anulaba las primarias de sus estatutos. Así que elegirán a sus candidatos desde Madrid, por provincias y a dedo. Podría seguir Santiago Morón al frente del grupo parlamentario, una posibilidad que hasta no hace mucho se daba casi por descartada en favor de Julio Calvo, el incisivo concejal del partido en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Compartir el artículo

stats