Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

EL CRECIMIENTO DE LA CAPITAL ARAGONESA

Zaragoza, a la caza de Sevilla por ser la cuarta ciudad más poblada de España

La ciudad hispalense se sitúa solo 9.000 habitantes por encima de la aragonesa | La diferencia podría quedar a cero en 2025 tras reducirse en casi 100.000 en 25 años

La tendencia es positiva y sería lógico que tanto la capital aragonesa como su área metropolitana continuaran creciendo en los próximos años. | ÁNGEL DE CASTRO ÁNGEL DE CASTRO

Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza. Este es el ranking de las cinco ciudades más pobladas de España que uno se sabe desde bien pequeño. Parece inamovible. Como si este top cinco permaneciera ajeno a las crisis económicas, a los movimientos migratorios y a los demás fenómenos demográficos. Y es que pasan los años, los lustros y hasta las décadas, pero cada una de estas ciudades se mantiene bien aferrada a su posición.

Lo cierto es que los números no mienten y Zaragoza está en disposición de adelantar próximamente a Sevilla en su lucha por colarse en la cuarta plaza. Según los datos del padrón municipal a 1 de enero de 2021 y extraídos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la diferencia entre ambas ciudades roza los 9.000 habitantes (8.933), a tenor de la población de la ciudad hispalense (684.234) y la de la capital aragonesa (675.301). No solo eso. Si las dos ciudades mantienen la tendencia actual, en 2025 la urbe zaragozana adelantará a la andaluza.

Para entender la tendencia que amenaza a Sevilla, habría que tomar como referencia los datos de 1996. Hace 25 años ambas ciudades quedaban separadas por casi 100.000 habitantes, pues Sevilla rozaba los 700.000 (697.487) y Zaragoza apenas superaba los 600.000 (601.674). La diferencia era de 95.813 habitantes. Hoy es de 8.933. Es decir, Zaragoza ha recortado casi 90.000 habitantes a la capital andaluza en un cuarto de siglo. No se trata de un descenso considerable de la población sevillana –algo menos de 15.000–, sino de un crecimiento exponencial de Zaragoza, que en este mismo periodo de tiempo ha sumado 74.000 vecinos más a sus calles y barrios.

Vicente Pinilla, director de la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad, pone encima de la mesa varios factores para entender esta dinámica demográfica que ha impulsado definitivamente a Zaragoza en su lucha por colarse en esa cuarta plaza. Uno de ellos es fundamental: la inmigración exterior. «Es el único elemento dinámico. Sin inmigración, Zaragoza habría perdido población», defiende Pinilla, argumentando que hace años que en la cultura occidental las defunciones superan con creces las nacimientos por lo que la llegada de extranjeros es el único motivo que propicia este crecimiento.

Atractiva para el extranjero

Todavía más si se tiene en cuenta que la capital aragonesa está perdiendo «población local» al marcharse al área metropolitana que la circunvala. Entre ellos, Cuarte de Huerva, Utebo o María de Huerva. En este sentido, Pinilla explica que Zaragoza es una ciudad atractiva para los ciudadanos extranjeros por las condiciones económicas que se pueden encontrar a orillas del Ebro como, por ejemplo, «una tasa de desempleo baja y un ingreso por habitante más alto».

Estos factores se reflejan también en «los indicadores de calidad de vida» que sitúan a Zaragoza en las primeras posiciones. «Los inmigrantes van a localizarse donde hay menos paro y más oportunidades de trabajo», razona este experto, aludiendo a la posición estratégica de la capital aragonesa y que tan bien se está aprovechando en los últimos años para la inyección de inversiones empresariales, sobre todo, en el sector de la logística.

«¿La tendencia? El crecimiento dependerá de la evolución de la inmigración, pero las perspectivas son positivas. Sería razonable pensar que la capital siguiera creciendo y, sobre todo, su área metropolitana», añade.

De hecho, este área metropolitana era «inexistente» hace 25 años. En 1996 Cuarte no llegaba a los 2.000 habitantes (1.720), Utebo se situaba por debajo de los 10.000 (18.856) y María de Huerva tenía los mismos habitantes (849) que hoy tienen Longares o Novallas. A día de hoy todo es muy distinto. Cuarte tiene 13.373 habitantes y es el pueblo más rico de Aragón; Utebo ha duplicado su población (18.856), y María de Huerva ha multiplicado por ocho sus vecinos (6.021). «Un crecimiento muy explosivo» en palabras de Pinilla, para quien uno de los motivos es muy evidente: el coste de la vivienda. «No es lo mismo un unifamiliar en Cuarte que en Zaragoza. Tienes unas condiciones que en la ciudad son inasequibles», concreta.

Lo cierto es que el área metropolitana de Sevilla vapulea a la de Zaragoza. Por ejemplo: Dos Hermanas, 136.250 habitantes; Mairena del Aljarafe, 46.895; La Rinconada, 39.204, y Alcalá de Guadaira, 75.546. Y no es nada nuevo porque los números ya vapuleaban en 1996: Dos Hermanas, 91.138 habitantes; Mairena del Aljarafe, 30.659; La Rinconada, 26.059, y Alcalá de Guadaira, 56.613. Son localidades que duplicarían, triplicarían e incluso cuadriplicarían a las otras dos capitales de provincia aragonesas: Huesca (53.429) y Teruel (35.994).

Compartir el artículo

stats