El derecho a una movilidad accesible es una necesidad para todas las personas de la sociedad. Este concepto se abordó en un coloquio que tuvo lugar en el Patio de la Infanta, organizado por Fundación Ibercaja, Fundación DFA, Plena Inclusión, Asapme y Asza y donde representantes de estas entidades debatieron sobre la situación actual en este ámbito.

La autonomía personal en cuanto a movilidad es una de las principales dificultades con las que se encuentran las personas con discapacidad y movilidad reducida. Por este motivo, tal y como se puso en relieve en la jornada, es fundamental garantizar esa autonomía con calles sin barreras arquitectónicas, la accesibilidad en el transporte público y las adaptaciones necesarias en los edificios públicos y privados para que todas las personas puedan acceder a ellos.

El pasado 3 de diciembre, se celebraba el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. La movilidad se configura como un inconveniente en muchas circunstancias del día a día para todas aquellas personas no solo con discapacidad física, sino también sensorial, psíquica o intelectual.

Durante la jornada que tuvo lugar en el Patio de la Infanta, se llevó a cabo una mesa redonda en la que se puso en relieve cuáles son las reivindicaciones en materia de movilidad por esta parte de la población y qué esperan de la nueva Ley de Movilidad, un anteproyecto que salió adelante el pasado mes de marzo con el objetivo de su aprobación antes de finalizar 2023. La nueva Ley se fundamenta en 4 pilares: la movilidad como derecho social, la movilidad limpia y saludable, un sistema de transporte digital e innovador y el fomento de la inversión al servicio de los ciudadanos.

El coloquio, moderado por Jaime Armengol, coordinador de Mobility City de Fundación Ibercaja, contó con la participación de Pilar Moreno, directora de Centros Sociales de Fundación DFA; Silvia Borrego, Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE); Jesús Carlos Laiglesia, responsable de Relaciones Institucionales de la Agrupación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón (ASZA); Patricia Hernández, asesora jurídica de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME), y Santiago Villanueva, presidente de Plena Inclusión Aragón.

Desde Fundación Ibercaja, mantienen su compromiso de ayudar a aquellas personas que más lo necesitan, garantizando la igualdad de oportunidades. En este sentido, la movilidad se configura como un derecho social que busca ser inclusiva y universal, para así adaptarse a las necesidades de todas las personas.