Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Jairo Quinteros, en el camino de Bikoro

El central boliviano, en la rampa de salida para enero, puede igualar al ecuatoguineano, que tras ser fichado ni llegó a debutar en Liga. Popa, Alfaro, Medina o Yanis fueron otros casos recientes similares

Jairo Quinteros y Francho, en un entrenamiento del Real Zaragoza. JAIME GALINDO

No hay dudas en el Real Zaragoza con la rampa de salida en enero para Jairo Quinteros, el central boliviano fichado en este pasado verano por dos temporadas y una opcional tras desvincularse del Inter de Miami. Ni Carcedo ni por ahora Escribá le han dado un minuto y, aunque la prioridad es el ataque, con dos extremos, un punta y un medio ofensivo, el Zaragoza quiere dar salida a Jairo y buscar un central que aumente la competencia de verdad, algo que no ha logrado con este futbolista cuya única explicación de su llegada está en las sinergias del grupo inversor. El caso es que si se va sin jugar ni un minuto en Liga repetirá la experiencia de Bikoro, mientras que en la historia reciente otros fichajes, como Popa, Alfaro, Jeison Medina o César Yanis hicieron las maletas sin ser ni una vez titulares en el campeonato.

En ese camino está también Jairo Quinteros, que no convenció a Carcedo, aunque no lo dijera públicamente y que tampoco lo hace con Escribá. De hecho, en la Ciudad Deportiva apenas convence a casi nadie un defensa que militó en la cantera del Valencia hasta el juvenil y que al no dar el salto al Mestalla firmó por el Inter de Miami, donde apenas jugó y solo lo hizo en su cesión al Bolívar. Su fichaje por el Zaragoza estaba cerrado desde finales de junio, pero solo se hizo efectivo en los últimos días de mercado tras la salida de Clemente para que el boliviano completara la zaga.

Zapater, Giuliano y Manu Molina, con el grupo

El Real Zaragoza se ejercitó este jueves en la Ciudad Deportiva en una sesión con parte importante en el gimnasio y en la que Zapater y Giuliano, que el miércoles se ejercitaron al margen por un reparto de cargas, lo hicieron ya con normalidad, mientras que Manu Molina, que no lo hizo ese día por un problema odontológico también trabajó sin problemas con el resto de sus compañeros. No lo hicieron los jugadores del Aragón Vaquero, Naranjo y Rastrojo, que volvieron al filial, además de que tampoco estuvieron Iván Azón y Cristian Álvarez, con el proceso de sus respectivas lesiones, y Lasure, aquejado de leves molestias, aunque fue el descarte por decisión técnica ante el Burgos. En el caso de Azón, supondrá el séptimo partido que se pierde tras su rotura muscular en el bíceps femoral ante el Villarreal B y que no haya hecho aún trabajo con el grupo dificulta sobremanera que pueda llegar ante el Albacete el martes, poniendo la mirada en el duelo ante el Huesca el día 10 como el probable para su vuelta. A Cristian, con una lesión en el codo izquierdo desde el choque ante el Alavés, no se le espera hasta después del parón navideño o como mucho ante el Leganés el 19. 


Su llegada tardía, su citación con Bolivia ante Senegal, partido del que regresó con una lesión en el abductor, otra citación con la selección boliviana que le dejó fuera ante el Málaga... La coyuntura no le favoreció, pero no lo ha hecho tampoco su nivel mostrado en los entrenamientos. Ahora, la única idea es que salga, teniendo en cuenta que su salario es solo ligeramente superior al mínimo de la categoría, ya que ronda los 90.000 euros y que firmó hasta 2024 con un año opcional más.

Su fichaje, muy inexplicable, estaba cerrado desde junio por las sinergias del grupo inversor y llegó en la recta final del mercado

decoration

Repetirá, si lo hace sin jugar en Liga, lo vivido por Fede Bikoro, fichado por el mínimo salarial y con la carta de libertad desde el Teruel en febrero de 2019 y que firmó cuatro años. Víctor no le dio opciones, solo en Copa ante el Socuéllamos, y en enero de su primera temporada se marchó cedido al Badajoz, préstamo que luego repitió al Numancia, al Badalona y al Hércules, antes del pasado verano rescindir y marcharse al Sandefjord noruego tras solo un partido de zaragocista en tres años.

Otros casos

Casi iguala eso Razvan Popa, prometedor central rumano que llegó del Inter de Milán en el verano de 2016 como una apuesta de Narcís Juliá y Albert Valentín que no cuajó. Con Luis Milla jugó solo siete minutos en Liga ante el Huesca y el partido de Copa frente al Valladolid para que en enero se rompiera ese préstamo y se marchara al Burgos.

Jesús Alfaro, llegado en enero de 2018 tras salir de la cantera del Barça, pasó con más pena que gloria y solo cuatro partidos de Liga saliendo del banquillo para irse cedido al Murcia y al Hércules, donde se quedó tras desvincularse del Zaragoza. Jeison Medina habló de anotar 20 dianas en su presentación en el verano de 2018 y solo jugó con Idiakez 16 minutos ligueros, además de una titularidad en Copa. Su cesión por dos años desde Leones de Itagüi se rompió en enero y se fue al America de Cali, para luego triunfar en Qatar (Al Shamal) y en su retorno a Colombia, al Pasto. Tampoco fue titular el curso pasado en Liga César Yanis, con solo dos partidos del campeonato saliendo del banquillo y tres de Copa, y su cesión desde el Club del Este panameño quedó rota en enero para irse al Zamora y regresar a Panamá. 

Compartir el artículo

stats